dilluns, 16 d’abril de 2007

¡Cuidado! ¡Otro monopolio!

Google vuelve a ser la noticia del día. La compra de Doubleclick no ha sentado nada bien a sus competidores, especialmente a Microsoft quien también optaba a la compra de esta agencia de publicidad interactiva. La compañía de Bill Gates empieza a ver en Google un monstruo al que no puede, ni sabe dominar. Su última reacción ha sido lanzar una delicada acusación, cuyas implicaciones conoce mejor que nadie. El fabricante de Windows ha pedido a las autoridades de EE UU que investiguen la compra de Doubleclick pues considera que Google está creando un monopolio publicitario que puede poner en peligro la sana competencia que existe en la publicidad en Internet. Por más que este peligro pueda ser real no deja de ser irónico que sea Microsoft quien lance la voz de alarma sobre los riesgos que entraña un jugador dominante en un mercado. AT&T se ha unido posteriormente a las quejas del gigante del software.