dimarts, 5 de febrer de 2008

Un último deseo



Josh Morten era un quinceañero norteamericano al que le detectaron una leucemia terminal. Cuando sus padres le preguntaron cuál sería su último deseo, el muchacho fue sincero y contestó lo que a más de uno se le pasaría por la cabeza: "Quiero que me la coma Cameron Diaz".

Sus padres lo intentaron de todas las maneras posibles, pero pasados unos años sin haberlo conseguido, decidieron darle luz a este asunto y mostrar su enfado hacia la guapa actriz: “Josh nunca pidió tanto. Él jamás se quejó sobre su enfermedad, o pidió cosas imposibles. Por eso, cuando quiso una felación por parte de la estrella de “Los Ángeles de Charlie” y “Algo pasa con Mary” pensamos que eso era lo mínimo que podíamos hacer por él”, confiesa el padre de Josh.

Continua aquí.